Archivo de la categoría: Sindicato Bergerac

Todos tenemos muertos y, también, vivos

Todos tenemos muertos a los que honrar y mostrar nuestro más íntimo recuerdo. Ellos sólo necesitan silencio y respeto. Todos tenemos vivos a los que amar y besar. (Y también regalar flores, de vez en cuando, y hacer real nuestro … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

Cuando llegaron las banderas

Cuando llegaron las banderas yo ya estaba allí. Todos estábamos allí. El ser humano está fabricado de lino, de algodón y melaza de hilo. Luz vegetal blandiendo la espada lunar de los deseos. Gusanos de la seda y el desencanto … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

No queda espacio

No queda espacio para la risa. No queda espacio para el amor. No queda espacio. No queda. No. Sólo somos el espécimen imperfecto de un barro inventado en el laboratorio de un credo. Nos ha robado la dignidad, el silencio … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

Crecer… crecer

No nos queda más que crecer, hija mía. Crecer hacia arriba, hacia el suelo, hacia el epicentro de la duda y la memoria. Hacia el mismo infinito inexplicable de la ausencia. Hija mía, es nuestro único destino, mi único legado, … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | 2 comentarios

El aliento frágil del suicida

¿Qué pasa cuando parece que no pasa nada y la única que te saluda es la guadaña? ¿Quién se instala en el púlpito de la desesperanza? ¿Qué desenamorada presencia nos empuja hacia el vacío? ¿Existe vida en la vida? ¿Qué … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | 1 comentario

Vivimos tiempos convulsos

Vivimos tiempos convulsos. Tiempos denostados y desgarrados. Impúdicos e impertinentes. Desenamorados y desvirgados. Tiempos sin norte ni sur. Sin corazón ni alma. Sin reloj ni calendario. Tiempos sin tiempo para el aliento. Me faltan días para enterrar a los muertos, … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

Una eternidad en la ventana

Hubo un día en el que creí que el tiempo se detenía en mi ventana. Hubo un día en el que creí. Hubo un día. Hubo. Ahora sólo queda un eternidad mágica latiendo, también, en mi ventana.

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

Son estos días

Junto a las primeras margaritas hoy me han crecido unos extraños días. Días sin origen ni memoria. Días degenerados y sin rumbo. Quizá vengan de una costilla dislocada, de una contractura enmohecida, de un infarto desmemoriado y persistente. Son días … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Deja un comentario

Somos eternos

No voy a felicitaros la Navidad. No voy a desearos un feliz Año Nuevo. No voy a pedir deseos ni escribir la carta a los Reyes Magos. No voy a ser lo que he sido siempre. No voy a ser. … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Etiquetado | Deja un comentario

Poema de amor para los hijos

Te quiero todos los días. Incluso con lluvia. Con viento, con sol o silencio. Te quiero sobre la soledad del olvido, con la algarabía de la verbena, con el insufrible descalabro del infierno o en la perfecta armonía del inalcanzable … Sigue leyendo

Publicado en Sindicato Bergerac | Etiquetado , | Deja un comentario