La Banda Sonora de nuestra Vida: Lágrimas

Reconozco que tengo el grifo de las lágrimas flojo.
Que alguna gotera me dejaron abierta nada más nacer.
Ese lagrimal embozado, esa tubería detenida.
Ese enigma que siempre se queda palpitando en el agua fugaz y lastimero de una lágrima más.
Reconozco que tengo el corazón flojo.
Pero a estas alturas ya no tengo ganas ni fuerzas para llamar al fontanero.
Benditas ellas que me recuerdan que la debilidad
es solo un invento de los dioses ciegos.

http://www.youtube.com/watch?v=YoakHkeNntE

La Banda Sonora de Nuestra Vida: Vamos a la cama

Como toda niña nacida en la década de los 60 nos llevaban a la cama en blanco y negro.
Después descubrimos que un señor pequeño con bigote nos había quitado el color de la tele para hacernos sentir más tristes.
Y ahora, con un montón de años más he descubierto que el color no está en la tele, si no en el corazón.

La Banda Sonora de nuestra vida: Yo tengo un gozo

Nuestra vida está llena de canciones, de músicas que van hilvanando un mundo de emociones que quedan latiendo a lo largo de nuestra historia.
Esta pertenece a mi infancia. Pero también a mi madurez.
En la primera etapa me la descubrieron las monjas de mi cole en un titánico intento por convertirme, definitivamente, a la fe.
En la segunda etapa me la resucitaron mis compañeros de teatro en un hermoso viaje al centro de la improvisación vital.
En ambos casos sigo naufragando, especialmente en el de la fe.

La Banda Sonora de nuestra vida: Me diste tu palabra

Aunque es una canción que todos conocíamos, al menos los de nuestra generación, desde hacía mucho tiempo, hoy ha vuelto a mi vida para darme un pellizco de alegría.
“Me diste tu palabra”, estrenada en el Teatro Castelar el 15 de junio de 2013 por el grupo de teatro Zis-Zas de la Asociación de Alumnos CFPA Antonio Porpetta de Elda.