La entrega

Y así, frutalmente entregado,

buscando la luz más allá de las tímidas ventanas,

más lejos del cálido olvido.

Así, enraizado, por siempre,

en el ímpetu azul de mi esperanza.