No existen


Chus, espéranos.
No existen los días iguales.
Cada segundo lleva impreso un aroma a distinta ingenuidad, a díscola aventura a enamorado vértigo sobre la cima del mundo.
No existen ojos iguales.
Cada iris regala unos paisajes distintos, con sus barrancos profundos con sus valles preñados de amapolas y botón de almendro.
No existen personas iguales.
No existen.

Acerca de Sacra Leal

“Hacedora de versos” (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal…
Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza…Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.

Esta entrada fue publicada en Cotidiana eternidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *