Reflexión para una Navidad difusa

Estamos hechos de humo,
volutas de purpurina y nicotina,
llegadas y despedidas,
risas y llantos.

Estamos tiznados con el barro del Génesis
y las brasas del Holocausto.

Poseemos el don del gusano,
el alma del roble
y la eternidad de un copo de nieve.

Sólo somos el aliento que se queda prendido
en el labio amante,
en ese segundo preciso de un éxtasis lírico
y apenas percibido.

Somos, apenas, un placer errante
en la calentura inmediata de Dios.

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.
Esta entrada fue publicada en Cotidiana eternidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *