Es tan absurdo

Es tan absurdo, tan importante, tan denigrante…

es tan necesario necesitarte así,

en la planicie de los días laborables

cuando el tiempo se detiene, rutinario,

en la estática aventura de la vida.

Y descolgar el teléfono

y decir: “te quiero”,

y que sea cierto.

 De “La Revolución del Llanto”  (Ed.Torremozas-1994)

Publicado en Sindicato Bergerac | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Enamorarse

Si llego vestida de mí,

no tengas miedo,

es que acabo de amanecerme enamorada

sobre la luz del mundo.

Publicado en Versos y filoxera | Etiquetado , , | Deja un comentario

Yo soy la reina

Cuando mi madre me dijo que yo era la reina de su casa me lo tomé tan en serio que no he parado hasta conseguirlo. Después vinieron varias princesas y un príncipe para colmar la corte de bendiciones, griteríos varios y algún que otro soponcio maternal.

Ser la reina me está trayendo muchos quebraderos de cabeza y alguna que otra angustia vital y teatral, pero, ¿para qué negarlo?… me gusta el poder, sobre todo cuando es compartido y querido desde la misma entraña de la viscerabilidad.

Así que, próximamente, en los mejores teatros del mundo mundial, “Que me quiten lo bailao” con Carasses Teatro y no olvidar que: “Yo soy la reina”.

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , , , | 1 comentario

Nos vamos de vacaciones

ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more
“Vete haciendo la maleta. Que no se te olviden las toallas, el
bronceador y el DNI. Empuja un poco más que al fondo aún te cogen un par de
calcetines y el paraguas, si eso, ya lo llevas en la mano, que una nunca sabe
con lo que se va a encontrar.”

Nos vamos al sur del sur, para encontrarnos con amigos, abrazos, palabras y confidencias acunadas al calor de todas las verdades confesables. Intentaré mantener el contacto pero sé que me va a resultar complicado desligarme de mi propia necesidad por volar. He dejado algunos post preparados por si os apetece asomaros de vez en cuando, si acaso queréis dejarme algún comentario sabed que los leeré y contestaré todos a la vuelta. Todavía estoy enseñándome con esta nueva página y ando con meteduras de pata cada dos por tres, así que disculparme si parezco desconsiderada, es que la tecnología y yo tenemos nuestros más y nuestros menos (más bien menos que más). Gracias por acompañarme en esta nueva andadura, prometo seguir siendo fiel a mí misma. Os quiero.

Publicado en Cotidiana eternidad | Etiquetado | 12 comentarios

El Papa y otras cosas del querer

Pues sí, Marisanta, vete planchando la peineta, cardándote la mantilla y ajustándote los tacones de penitencias y otros sacramentos que nos vamos de turné televisiva para ver al Papa. Es verdad que ya no somos jóvenes, ni peregrinas y, si me pones, ni siquiera católicas, pero hay que hacer lo que todo el mundo hace para que no se diga que andamos como díscolas penitentes avivando las llamas del fuego infernal. Que a nadie le gustan las condenas eternas y, mucho menos, aquellas que se libran recitando un sonsonete tan arrítmico como ilógico, al final lo único que cuenta es el “amén” y persignarse con la destreza suficiente como para no despeinarse. Ya sé que para este agosto devastador se prefieren otras cosas: rondas libidinosas por Benidorm, buceos premeditados y con alevosía en unas cañas de cerveza bien fresquitas o poses imposibles para el recuerdo eterno en cualquier malecón donde la brisa del mar nos despeina la memoria; pero si te lo tomas con humor esto viene a ser como un souvenir más en la sala de trofeos de nuestra vida: ver un concierto de la Pantoja, casar a la prima solterona del pueblo y visitar al Papa vienen a ser pequeños gestos de amor a la humanidad que, según dicen, algún día serán recompensados en el otro mundo. Así que lo dicho, desentierra el catecismo y sácale brillo al rosario que, por una vez en la vida, vamos a hacer lo que los demás dictan, para que no se diga que andamos amando la vida a tontas y a locas.

Publicado en Cotidiana eternidad | Etiquetado , , | 2 comentarios

Supervivencia Emocional

Sobrevivir a los días soleadamente grises,

a la impostura fugaz del mimético calendario,

a los santorales sin fe, sin nombre, ni milagro.

 Sobrevivir sobre las costuras que supuran olvidos,

más allá de las cortinas que ocultan la lluvia,

más al fondo de los cobrizos bolsillos

que guardan feroces ausencias como lágrimas de viento.

 Sobrevivir a través de las camas, los trampolines y el eco,

sobrevivir pese a las íntimas esquelas,

pese al gozoso nacimiento, al lírico andamiaje de  los caóticos besos.

 Sobrevivir mientras supura la herida de estar vivo,

el intangible aliento de las letales letanías,

el vuelo impreciso del enconado miedo,

la presencia omnipresente del dolor y sus arcángeles.

 Sobrevivir más allá de mí misma,

de mi mismo vuelo.

Sobrevivir, sobrevolando la risa, rasurando el deseo.

Descarnadamente imprecisa, beoda y liviana,

satánicamente aposentada en la vibración del olvido.

 Para así ser, entre el mimetismo de las fotografías rotas,

la huella indeleble que se resigna a vivir, pese a todo,

más allá del frutal enigma de las murallas.

Publicado en Sindicato Bergerac | Etiquetado , , , | 12 comentarios